Debe habilitar javascript para poder interactuar correctamente con esta página web.
nombre_portal
Se encuentra usted en:
Patrimonio Natural
Análisis de la Fauna
A grandes rasgos, la composición faunística del término de Espiel se corresponde a la que se esperaría encontrar en relación con la vegetación potencial, el bosque mediterráneo o alguna de sus etapas de sucesión. De hecho, esta correspondencia no se produce a todos los niveles, especialmente en el aspecto cuantitativo, ya que la prolongada acción antrópica que lleva soportando el medio natural ha conducido a profundas variaciones en las poblaciones faunística. Por un lado, esto se refleja en declives poblacionales de las especies más sensibles a la alteración del hábitat, como la cigüeña negra, y de las que, de alguna manera u otra, actúan en competencia con el hombre, caso del lince, el lobo o las grandes rapaces mediterráneas.
En algunos casos, ambos factores, competencia y sensibilidad a las alteraciones, se producen de manera conjunta, lo que lleva un agravamiento de la situación de las especies que lo sufren. Por otro lado, la acción antrópica actúa en sentido contrario, contribuyendo a incrementar las poblaciones de otras. Este incremento puede ser de manera involuntaria, al eliminar la presión y control que los depredadores, muchos de ellos catalogados en declive, o de forma voluntaria, al fomentar la proliferación de algunas otras que representan algún tipo de interés, ya sea económico o de otra naturaleza. El ejemplo más significativo es el ciervo, que debido a su gran interés cinegético y los pingues beneficios que esta actividad reporta, hacen que con bastante frecuencia y a pesar de su caza, se produzcan casos de exceso de población en zonas concretas, aunque en esto tiene mucho que ver el manejo y gestión que se realiza en las fincas donde se practica su caza.
Si bien en el aspecto cuantitativo la fauna de Espiel se ve muy afectada por la sustitución de la vegetación autóctona por otra mucho más influenciada por el hombre, considerando además dentro de esta acción humana toda una serie de actividades paralelas (cultivos, caza, explotación forestal, etc.), desde el punto de vista cualitativo presenta una perspectiva mejor, ya que conserva una serie de elementos típicamente mediterráneos que le confieren gran valor.
Destacable es la presencia de especies tan valiosas hoy en día como son el águila imperial, la cigüeña Negra, el
buitre negro o la nutria, por señalar los casos más conocidos. El valor que esta fauna ha alcanzado se deriva de su especial sensibilidad a las alteraciones, ya sea por persecución directa o por la alteración del hábitat que ocupan, y su delicada posición en la cadena ecológica. Normalmente estas especies ocupan posiciones finales en las cadenas alimenticias del ecosistema mediterráneo, en otras palabras, son depredadores, lo que implica por condicionantes ecológicos naturales que sus poblaciones necesariamente han de ser inferiores en número a las de especies que ocupan posiciones intermedias o iniciales en las mismas cadenas. Su presencia en Espiel es síntoma de que aún existen reductos que reúnen las condiciones necesarias para albergar a estos animales, lo que es un buen indicador del estado de conservación de la zona.
Entre estos lo más destacado, desde el punto de vista de la a diversidad, la comunidad  faunística presenta un buen estado, al menos en lo que a vertebrados se refiere, habiéndose detectado la presencia de alrededor de 200 especies, una cifra más que aceptable. La potencialidad que representa es, sin embargo, algo mucho más subjetivo, ya que atiende a tendencias poblacionales y a la aplicación de medidas de conservación que favorezcan el incremento de los efectivos de especies amenazadas.
Observando los datos de población de años pasados, la evolución de algunas de las especies más sensibles y de otras que si no lo son en igual medida, actúan como buenos indicadores, parece observarse que existe una tendencia al incremento, o en el peor de los casos una estabilidad lo que, si bien ofrece una perspectiva esperanzadora.
Resumiendo podemos señalar que la fauna de Espiel se incluye dentro de un marco mediterráneo, sin olvidar la inclusión de elementos asociados a la aparición de nuevos hábitats como cultivos y zonas muy alteradas, y que presenta un potencial de evolución que puede ser muy interesante, si se interviene con una gestión y medidas de conservación adecuadas.

Anterior | Siguiente

logo escudo oficial espiel2.jpg Junta de Andalucía