Debe habilitar javascript para poder interactuar correctamente con esta página web.
nombre_portal
Se encuentra usted en:
Patrimonio Natural
Análisis de la Vegetación
El Término municipal de Espiel se encuadra en un área de claro dominio de la encina (Quercus rotundifolia) como especie arbórea dominante, siendo la formación vegetal característica y teóricamente climática el encinar. En algunas zonas de precipitación elevada puede ser sustituido por el alcornocal, en el que la especie arbórea dominante será el alcornoque (Quercus suber) si bien éstos son enclaves muy concretos dentro del área estudiada. Sin embargo, esto que es cierto a escala general, tiene varias excepciones, por lo que no se puede esperar que aparezca un bosque de encinas o alcornoques en cualquier parte del territorio, siendo las formaciones vegetales permanentes o climáticas otras. Así, en suelos esqueléticos sobre sustratos duros y abundantes afloramientos rocosos, combinados con orientaciones de componente sur y fuertes pendientes, las comunidades más evolucionadas que se podrían esperar serían acebuchales y coscojales, dominados por el acebuche (Olea europaea varo Sylvestris) y la coscoja (Quercus coccifera). De igual forma, en los cursos de agua, se encontrarían bosques de galería, de composición más o menos mixta, en los que se encontrarían principalmente fresnos (Fraxinus angustifolia), álamos blancos (Populus alba) olmos (Ulmus minor) y alisos (Alnus glutinosa), localizándose estos últimos únicamente en cursos de agua permanentes. El último enclave en el que es impensable el desarrollo de un bosque se encuentra en los roquedos, en los que las comunidades vegetales presentan una cobertura muy baja, destacando ciertos helechos (Asplenium bilotii, Cheilanthes hispánica) y el clavel silvestre (Dianthus lusitanus).

UNIDADES DE VEGETACIÓN

Zonas forestales naturales

Bajo esta denominación se han englobado los encinares y alcomocales cercanos a ser considerados climáticos presentes en el término municipal, así como zonas con una cobertura muy alta (superior al 70%) de arbolado autóctono, aunque el cortejo florístico de estas zonas diste del propio de la etapa climática. Se trata de formaciones generalmente relícticas, localizadas exclusivamente en algunas umbrías.
Los encinares mejor conservados se encuentran en el Cerro del Álamo, la Loma del Parralejo, Tres Encinas, Los Álamos y en las cercanías de la Mina de la Concepción. En estos lugares, junto con una cobertura muy alta de encinas arbóreas, encontramos: abundantes especies arbustivas características de los encinares, como son el madroño (Arbutus unedo) y el durillo (Vibumum tinus) junto con individuos arbustivos de encina y quejigo (Quercus faginea), así como diferentes lianas como la madreselva (Lonicera implexa).
La única mancha que se ha identificado como encuadrable bajo la denominación de alcornocal bien constituido, se encuentra en una umbría del Cerro del Castillejo de los Robles. En este caso el estrato arbóreo está claramente dominado por alcornoques, mientras que en cuanto a los arbustos hay pocas diferencias frente a los presentes en los encinares.

Matorral preforestal

Se incluyen aquí los acebuchales, coscojales y madroñales. En algunos casos, como ocurre en la ladera suroeste de la Sierra del Castillo, aunque se ha representado bajo esta unidad, también hay que tener en cuenta la profusa presencia de roquedos.
Además de acebuche y coscoja, en las dos primeras unidades señaladas es importante la presencia de arbustos como el lentisco (Pistacea lentiscus), que a veces domina en la comunidad, el espino negro (Rhamnus Iycioides), la esparraguera blanca (Asparagus albus) o el jazmín silvestre (Jazminum fruticans).La única mancha de madroñal cartografiada se encuentra en una pequeña umbría cerca del Barranco del Frajosar.

Vegetación rupícola

Acerca de esta unidad es pertinente comentar que además de los polígonos de la unidad anterior, se puede localizar en otros puntos, pero con una extensión tan reducida que impide que sea posible su representación con la escala empleada. Este hábitat permite la presencia en el territorio de algunas especies vegetales que faltarían del mismo modo de no existir estos lugares tan inaccesibles y exigentes a la vez.

Vegetación riparia

Bajo esta extensa denominación se recogen todas las formaciones vegetales de un cierto interés que se presentan en la zona.
Por un lado, encontramos algunos tramos importantes de bosque galería en el arroyo del Valle (fresneda, alameda y un pequeño tramo de olmeda), río Guadalbarbo (fresneda), arroyo Algarrobillo (fresneda y aliseda) y en el arroyo Varguillas (alameda).
A la vez, se reconocen tramos de matorral de ribera, clasificables en dos tipos fundamentales; tamujar y adelfar. En el primer tipo la especie más importante es el tamujo (Securinega tinctorea), siendo característica también la presencia de zarzas (Rubus ulmifolius) , rosales (Rosa canina, Rosa corymbifera y Rosa pouzinii), junto con algunas enredaderas (Tamus communis, Bryonia cretica). Se localizan principalmente en el río Guadalbarbo, donde alternan con las fresnedas, y en Los Álamos. Como su nombre indica, es la adelfa (Nerium oleander), la especie más característica de los adelfares, en los que el cortejo citado para el tamujar se presenta de forma parecida. Los adelfares más importantes se encuentran en el río Benajarafe, junto con pequeños tramos de taraje (Tamarixafricana), barranco del Romeral y en el arroyo del Castillo.
Por último comentar que se ha cartografiado un tramo bastante importante del río Guadalbarbo (tramosuperior) en el quedominan los juncales, comunidad herbácea dominada por el junco (Scirpus holoschoenus), siendo el único caso de juncal cartografiado de entre los que se han localizado, debido a la gran extensión que ocupa.

Matorral serial

Este tipo de matorral constituye un tránsito hacia una etapa más avanzada en la sucesión. Está compuesto principalmente por diversas especies de jaras y jaguarzos (Cistus spp.), con una presencia secundaria de otras especies leñosas como es el caso de cantuesos (Lavandula stoeehas), aulaga (Genista hirsuta), matagallo (Phlomis purpurea), con la inclusión de especies propias de matorrales evolucionados, como es el caso del lentisco, la coscoja o la encina arbustiva.
Destaca la presencia de una mancha de jaral-brezal en la Peña Crispina, matorral éste en el que es característica la presencia del brezo rubio (Enea australis), y que se considera propio de lugares propicios para el desarrollo del alcornocal.

Anterior | Siguiente

logo escudo oficial espiel2.jpg Junta de Andalucía